jueves, 4 de septiembre de 2014

Raza guardián

El Komondor es un perro de raza guardián y pastor originario de Hungría.
Su principal característica es un pelaje a modo de rastas.
BREVE RESUMEN HISTORICO HISTORICA:
 El Komondor es una antigua raza autóctona húngara de perros de pastor de orígenes asiáticos. Sus antepasados vinieron con toda seguridad junto a las migraciones de los antiguos Magyares a la cuenca de los Cárpatos, los cuales, como nómades, vivían de la cría del ganado.

ASPECTO GENERAL:
 El Komondor es un perro grande y fuertemente construido. Su aspecto exterior, el de un ganador y su postura majestuosa despiertan respeto en el observador y eventualmente también miedo. No es adulador por naturaleza. El robusto cuerpo está recubierto por pelo largo, siempre tupido sin excepción, enmarañado, en mechones.
 Visto de perfil el cuerpo es un rectángulo echado, casi un cuadrado. Sobresaliendo sobre el cuerpo aparece la cabeza muy densamente peluda.
 La cola es llevada colgando con la punta doblada casi alcanzando la horizontal. El pelaje es de color marfil.

PROPORCIONES IMPORTANTES:
• El largo del cuerpo es apenas mayor que la altura a la cruz.
• La profundidad del pecho se corresponde en casi la mitad de la altura a la cruz.
• El hocico es algo más corto que la mitad del largo de la cabeza.

 TEMPERAMENTO / COMPORTAMIENTO:
 Inquebrantable valentía en la defensa y en el cuidado de los rebaños a su cargo, también de su territorio y de la casa de su amo. Ataca en silencio y audazmente. Considera su distrito como si le perteneciera, en que no admite ningún ser extraño. Es desconfiado. Su día transcurre feliz cuando puede pasarlo controlando su territorio. Durante la noche se mantiene en permanente movimiento.


 
 


El huevo es más bueno de lo pensado


El huevo no sube el colesterol, es tan light como una manzana, afirmaron especialistas que participaron en la Cumbre de Alimentos, que se desarrolla en Capital Federal, con más de 1500 profesionales de la salud, quienes también aconsejaron reducir el consumo de gaseosas y tomar más agua.
 La primera jornada de la Cumbre de Alimentos, Nutrición y Salud está organizada por la Oficina de Alimentos del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y se realizó en el Campus de la Universidad Católica Argentina, con la asistencia del titular de la cartera sanitaria Alejandro Collia, entre otros.
Una de las ponencias más destacadas fue la que efectuaron en torno a las propiedades nutricionales del huevo en la que afirmaron que no sube al colesterol y que, por el contrario, contiene proteínas de calidad y que además, menos la C, contiene todas las vitaminas y minerales.
La nutricionista y referente de la Cámara del Huevo, Romina Sayar, destacó que aquellas personas que sufren de colesterolemia no tienen que excluir al huevo de la dieta sino a los alimentos ricos en grasas saturadas, presentes en las carnes, los lácteos y algunos aceites.
El huevo contiene colesterol pero es muy bajo en grasas saturadas que es lo que realmente tiene que evitar la persona con colesterolemia”, detalló Sayar y precisó que contiene "sustancias esenciales y grasas instauradas que, lejos de bloquear las arterias, favorecen la salud cardiovascular".
Indicó además que "el huevo es light, pese a lo que se suele creer, y es ideal para incorporar en dietas bajas calorías porque aporta las mismas proteínas que una manzana y logra saciarnos rápidamente”.
En la Cumbre también se analizó el tipo de bebidas que se consume tras recomendar no esperar a tener sed para tomar agua.
“La sed aparece cuando ya existe deshidratación y se desencadena por mecanismos fisiológicos y perceptivos cuando las pérdidas de líquidos corresponden a una disminución cercana al 2 por ciento del peso corporal”, explicó Luciano Spena, director de la carrera de licenciatura en Nutrición de la Universidad de Morón y nutricionista del plantel profesional del Club Atlético Independiente.
Advirtió que "entre los argentinos hay una tendencia a tomar cualquier cosa menos agua" y aseguró que las gaseosas, los jugos y el alcohol "solo aportan calorías vacías".
“De todo lo que tomamos los argentinos, el 50 por ciento son bebidas azucaradas e infusiones, el 29 por ciento son bebidas con sabor pero sin azúcar y solo un 21 por ciento es agua pura”, detalló el especialista al citar el estudio Hidratar, realizado por el Cesni (Centro de Estudios sobre Nutricion Infantil).
El problema, remarcó, es que la mayor proporción se lo llevan las calorías ‘vacías’ de las gaseosas y los jugos, superando en la mayoría de los casos la recomendación de la Organización Mundial de la Salud.
“El estudio revela que las dos terceras partes de las bebidas elegidas por niños y adolescentes son azucaradas”, explicó Spena y advirtió que tanto los alimentos sólidos como los líquidos inciden en el sobrepeso y la obesidad, de modo que “no tiene sentido intentar bajar la carga calórica en las comidas si se les permite a los chicos tomar litros de gaseosas o jugos ricos en azúcares”.

Fuente: http://everardoherrera.com